Israel, Water and Irrigation Technologies

Israel, Water and Irrigation Technologies

Israel es hoy un paradigma tecnológico de la agricultura mundial, una referencia ineludible de la producción agroalimentaria.

Agritech Startups in Israel Agritech

Por suerte hace bastante tiempo que sigo, lo más cerca posible, sus avances tecnológicos y ya en su día pude leer, lectura más que recomendada, el libro de: “Start-up Nation”, que me ayudó a descubrirlo mucho más.

Israel es un pequeño país, a penas cuenta con 8 millones de habitantes y es el tercer país más avanzado científica y tecnológicamente del mundo. En el Índice Nasdaq de Wall Street, donde cotizan las empresas de alta tecnología, las firmas israelíes ocupan el tercer lugar, después de EE.UU y China.

Uno de los campos en los que Israel se ha podido desarrollar más es en la agricultura, siendo uno de los principales exportadores de productos frescos, dirigidos sobre todo a Europa, con la que tiene un acuerdo de libre comercio. Es un más que claro líder mundial en tecnologías agrícolas avanzadas.

Lo más curioso es que aproximadamente el 40% de su territorio es desierto, el Neguev y el resto es semiárido. Menos de 20% de la superficie son tierras fértiles utilizables para la agricultura, sin contar, claro, la falta de agua que es una carencia esencial. Sólo llueve entre abril y setiembre, y el norte recibe 70 centímetros por año, en tanto el Neguev obtiene menos de 2 centímetros anuales.

Realmente el trabajo que Israel ha realizado en la reutilización del agua es muy buena, aproximadamente unos 160 millones de metros cúbicos anuales son reutilizados, el 75% procede de la agricultura. Las tierras consideradas más productivas son irrigadas, alcanzando un total de 190.000 hectáreas.

Cabe destacar que aproximadamente un 35% de los productos frescos son vegetales, siendo las flores otro 20%. Estaríamos diciendo que la agricultura israelí satisface casi la totalidad de la demanda interna, un 95% e importa casi la totalidad de granos, aceites, carnes, cafés y azúcar.

Israel destina a la investigación el 20% de su PBI, con un alta aplicación en campo real, persiguiendo soluciones de corto plazo, usualmente vinculadas al sector exportador y a las oportunidades de mercado. Una de las grandes claves ha sido y es su desarrollo tecnológico en sistemas automatizados de riego por goteo, lo que les permite producir en el Neguev, por ejemplo: tomates o melones de muy alta calidad.

Autor: Joakim Vivas

comments powered by Disqus