IaaS vs PaaS, Tecnología para lo que realmente es Importante

IaaS vs PaaS, Tecnología para lo que realmente es Importante

Negocio y Tecnología, muchas veces, no se sientan al principio hablar. Realmente es Vital que todo Proyecto se piense desde su inicio como un Proyecto Tecnológico y no como una simple necesidad y/o solución para negocio. Estamos hablando, por ejemplo, que si dedicamos un tiempo al inicio podremos detectar, previamente y diseñar, posteriormente, aquellas necesidades más tecnológicas que nos van a facilitar, una vez el proyecto ya esté en marcha, por ejemplo, tareas de automatización del ciclo de vida, configuración, despliegues y escalados de software para que los equipos de Desarrollo solo se tengan que centrar en aquello que realmente es importante: programar las cosas que aportan valor al negocio.

cloud-computing

Realmente, para negocio, el desarrollarlo sobre infraestructura considerada IaaS o PaaS, de entrada, no le supone muchas ventajas; si bien es cierto, no es del todo correcta ya que, podría ser, que en Licencias se pueda ahorrar mucho. Por ejemplo si usamos las versiones PaaS de Bases de Datos o bien las instalamos nosotros mismos sobre instancias virtuales.

Podríamos destacar una serie de ventajas del PaaS respecto a IaaS, desde mi punto de vista, las siguientes:

  • Operacional. Es una Plataforma unificada tanto para los sistemas como para su desarrollo, a parte, tendremos cubierto todo el sistema de Continuous Delivery y se nos va a permitir estandarizar deploys, creación de nuevos entornos, autenticación y enrutado, entre otros.

  • Agile. Tendremos pre-configurados todos los entornos, ya que al funcionar como repositorios podremos reutilizar arquitecturas. Como que estos nuevos entornos partirán de anteriores imágenes, por ejemplo, incrementaremos la eficiencia y se minimizaremos errores.

  • Cloud. Aquellas aplicaciones que estén pensadas desde su inicio y desarrolladas a su final con un único objetivo: despliegue en Cloud; tendrán una mayor seguridad, automatizada su escalabilidad, nuevas arquitecturas prediseñadas, alta disponibilidad, un importante ahorro de costes, entre muchas otras bondades.

  • Innovación. Permite centrarte en la capa de aplicación, simplificando el manejo de toda la infraestructura que hay por debajo. Permite por tanto centrarte en lo que negocio realmente necesita.

  • Orquestación. Al contar con diferentes herramientas, sean própias del Cloud o de terceros, tendremos importantes ventajas para su administración ya que con las diferentes consolas web se nos permitirá la gestión y monitorización, con diferentes Roles, para la explotación de las mismas.

  • Multilenguaje. Por ejemplo, en el caso de Lambda en AWS tenemos una oportunidad de poder desarrollas diferentes módulos de la aplicación, según el lenguaje que mejor nos convenga y, luego, enlazarlos para que todo funcione como un único sistema. A la vez, dichos módulos tendrán su própio control de versiones independientes (Lambda) o de una forma general (Git).

Sin duda alguna es una gran ventaja para poder tener aplicaciones en Producción muy rápidamente, con un alto control de costes y, casi bien, una plataforma totalmente descentralizada de gestión para poder fomentar en nuestros equipos la cultura DevOps.

Autor: Joakim Vivas

comments powered by Disqus